Saltear al contenido principal
SELECCIÓN POR COMPETENCIAS

SELECCIÓN POR COMPETENCIAS

Mientras que la selección tradicional se basa fundamentalmente en analizar el currículo de los candidatos, ciñéndose exclusivamente a la formación y experiencia profesional, la selección por competencias se basa en buscar al candidato ideal para el puesto a cubrir según sus competencias, es decir, según sus habilidades técnicas (hard skills) y sus habilidades personales (soft skills).

Este método de selección aporta las siguientes ventajas:

  • Permite encontrar al mejor candidato para el puesto, entendiendo en cuenta tanto los aspectos profesionales como los personales que mejor se ajustan al puesto de trabajo que tiene que desarrollar la persona-
  • Permite anticipar comportamientos del candidato ante cualquier situación que le pueda surgir. Cuanto más sepamos de los candidatos y su manera de reaccionar ante situaciones previas a la incorporación a la organización, mejor sabremos si es la persona adecuada para cubrir un puesto.
  • Permite hacer una gestión exitosa del talento de la empresa. Si encontramos la persona ideal para el puesto que debe ocupar, repercutirá directamente en mayor implicación y compromiso del trabajador con la empresa en la que presta servicio.
  • Permite encontrar más candidatos para puestos determinados, que puedan tener dificultad para cubrirlos. Cuando se detectan determinadas competencias para el desarrollo de una tarea profesional en muchas ocasiones se antepone que no tenga experiencia previa en el puesto siempre que se detecte una habilidad natural para el trabajo que debe desarrollar.
  • Mayor flexibilidad para las empresas. Detectar candidatos polivalentes, según las competencias personales que tengan, permite formar un equipo multifacético para la organización especialmente si hay que modificar pautas de trabajo que pueden basarse en variadas habilidades del personal.

El proceso de selección por competencias debe estar bien estructurado y sus fases serían:

  1. Conocer las competencias necesarias para el puesto. Es necesario saber qué competencias debe tener las personas que desarrollan o han desarrollado el puesto para buscarlas en nuevos candidatos. Si no encontráramos antecedentes en la organización, habrá que basarse en puestos similares.
  2. Definir con la mayor exactitud las competencias necesarias, así como priorizarlas. Asignar un valor a cada competencia necesaria ayudará a evaluar y ponderar adecuadamente a los candidatos. Hay que establecer qué competencias son imprescindibles, cuales valorables y cuales opcionales.
  3. Crear un criterio de evaluación. Hay que medir de la manera más objetivas las competencias y en qué medida se encuentran en los candidatos. Podemos utilizar la propia entrevista, pruebas o cuestionarios que ayuden a evaluar a los candidatos.
  4. Evaluación de los candidatos aplicando los criterios establecidos anteriormente. Ello permitirá encontrar la candidatura que mejor se adapte al puesto de trabajo concreto.

Concluimos constatando las ventajas que tiene el proceso de selección por competencias ya que al analizar las competencias que se necesitan para desarrollar el trabajo, teniendo en cuenta los valores de la empresa y las características del puesto, permitirá encontrar a la persona que cuente con dichas competencias, para asignarla al puesto vacante. Ello es sin duda, una clara aportación de valor a la empresa a la que el candidato se incorpore.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Volver arriba
×Close search
Buscar