Saltear al contenido principal
MENTORING

MENTORING

Podríamos definir mentoring como el programa de desarrollo de personas, mediante el cual, una persona con una dilatada experiencia profesional, guía a otra, con poca o incluso sin experiencia, en su desarrollo personal y profesional. Es decir, es un proceso mediante el cual un perfil senior hace traspaso de los conocimientos adquiridos a través de su trayectoria profesional, a un perfil junior. Estos conocimientos van desde la cultura organizacional, políticas internas, procedimientos internos, etc. El mentoring no puede ser considerado en ningún caso formación, ya que se trata de una labor de acompañamiento, asesoramiento y apoyo en el ámbito laboral.

El conocimiento es un valor importantísimo en las empresas y sacarle el máximo rendimiento es una garantía para poder afrontar con rapidez cualquier situación que se pueda dar en el día a día. Por ello, compartirlo dentro de la organización, supone una ventaja a la que no se puede renunciar en ningún caso.

Es importante a la hora de emprender un proceso de mentoring que la persona que lo va a liderar, es decir, el tutor, esté alineado con la cultura organizacional de la empresa para poder cumplir su objetivo con éxito, debe ser también capaz de reflexionar y compartir sus experiencias de forma abierta, sin reservas. En este proceso, los objetivos de la persona tutorizada serían, entre otros, adquirir y desarrollar competencias y mejorar su rendimiento, crecimiento profesional.

La relación entre tutor y tutorizado debe estar basada en el respeto mutuo y la confianza. A partir del comienzo de la relación de mentoring se debería establecer una conexión entre el mentor y el discípulo que facilitara la comunicación para conseguir los objetivos marcados.

El departamento de Recursos Humanos debería ser el encargado de encontrar a las personas idóneas para iniciar los programas de mentoring en las empresas, analizando las capacidades de cada persona e identificando la aportación que pueden hacer cada una de ellas. Es importante señalar las distintas fases del programa que va desde la fase de preparación, pasando a la fase de lanzamiento, después la fase de comunicación dentro de la organización y por último la de apoyo y seguimiento del programa para conseguir los objetivos pretendidos.

Ventajas que ofrecen este tipo de programas:

Para la empresa

  • Retención de talento.
  • Compromiso y fidelización del empleado.
  • Transmisión y gestión del conocimiento.
  • Mejora de la comunicación entre perfiles junior y senior.

Para el tutor:

  • Mayor satisfacción personal.
  • Aumento y mejora de habilidades.
  • Adquisición de nuevos conocimientos.
  • Mayor compromiso con la empresa.

Para el tutorizado:

  • Satisfacción laboral
  • Posibilidades de desarrollo de carrera.
  • Adquisición de conocimiento.
  • Capacidad para superar obstáculos.

En el entorno en el que nos movemos actualmente en el ámbito empresarial en general, y en recursos humanos en concreto, es fundamental generar sentido de pertenencia en los empleados y la retención de talento, compartir valores, así como tener todos claro la misión y la visión de la empresa para conseguir la excelencia deseada. Con un programa de mentoring todo esto sería posible ¿te animas a ponerlo en marcha en tu empresa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Volver arriba
Close search
Buscar